ABRAÇADES CONFINADES

Recepta per la Diada de Sant Jordi 2020

(Ingredients per a 6 persones. Afegint el doble d’amor i petons, la recepta pot estirar-se fins a 8-11 comensals)

750 ml de paciència

750 gr d’amor

200 gr de dolçor

60 petons

60 abraçades ben fortes

Preparació:

Disposeu els membres de la unitat familiar a la vostravivenda.

A2 hores de teletreball, afegiu2 hores de deures virtuals al costat dels més petits de la casa. Barregeules hores de teletreball i les hores de deures virtuals amb 50ml de paciència. En acabar els deures i un cop estigueu fets un sac de nervis, preneu 20 abraçades i 20 petons i els poseu al vostre cor fins que quedi una massa ben compacta. Retireu la massa del vostre cor i la repartiu entre els més menuts de la casa. Que quedin ben emplenats d’abraçades confinades. Deixeu reposar.

En acabar aquesta operació, afegiu una hora més d’acompanyament i control acostant-vos als adolescents de la casa (de ben segur que els trobareu a l’habitació que gaudeix de més GB). Preneu la resta de la paciència que us queda (700ml) i afegiu-li 500 gr d’amor (la resta d’amor el separeu i el deixeu ben guardat per afegir al final de la recepta).

Amb molta cura, demaneu als adolescents que deixin de mirar les pantalles dels dispositius mòbils. Aquesta operació caldrà que la feu a foc mooooolt lent i amb molta cura. Removeu amb molta mà esquerra. Comenceu a escalfar la barreja de paciència i amor preguntant si tenen molts deures i si podrien donar un cop de mà per entretenir els més menuts mentre vosaltres responeu uns quants correus de la feina. Feu aquesta negociació “al bany Maria” per tal que la conversa s’escalfi però sense cremar-se. Un cop aconseguida una bona textura (tipus crema anglesa), preneu 20 abraçades i 20 petons (sense que els adolescents se’n adonin, és clar) i els avoqueu en el motlle que com a pares dueu de sèrie, fet a base de tendresa i amor. Si els adolescents es deixen (que segurament no), guarniu-los d’abraçades confinades. Si no es deixen, guardeu-les en un racó del vostre cor. Segur que les podreu fer servir més endavant, ni que sigui quan dormen.

Llestos els petits i els adolescents, és el moment de prendre els 20 petons i les 20 abraçades que resten i barrejar-los amb els 200 gr de dolçor i els 50 gr d’amor restants. Fornegeu aquesta barreja dins vostre i, sense deixar-la refredar, regaleu-vos una bona dosi d’abraçades confinades.

Enric Gómez

INFINITOS

Abrazo: acto de rodear con los brazos a alguien o de hacerlo dos personas entre si, como muestra de afecto, cariño, felicitaciones, etc.

DEDICADO A TODAS LAS PERSONAS QUE ENCUENTRAN RESPUESTAS EN LOS ABRAZOS (YO NO PODRÍA VIVIR SIN ELLOS).

– Y sentada en ese tren, empezó a pensar en todo lo que dejaba atrás, un año de Erasmus en la ciudad de la luz le dio para llenar una maleta de momentos, risas y experiencias que Candela supo exprimir hasta el último día. Esos diecinueve años se multiplicaron en muchos más después de pasar doce meses estudiando en París, ella que llegó con miedo e inseguridad a aquella residencia estudiantil no tardó en hacerse un hueco entre todos sus compañeros, su sonrisa le hizo el camino mucho más fácil, tenía esa baza a su favor .Pasados seis meses todos conocían lo que era una paella. Una tortilla y el turrón, sin embargo ella se enamoró de esa ciudad, de sus avenidas, de sus buhardillas, de sus treinta y siete puentes, de la ópera, de sus museos, de Notre Dame, del Sena, de sus días lluviosos y de esos pintores bohemios que observó una y mil veces antes de subir al Sagrado Corazón, esa luz blanca que desprendía la ciudad al caer la noche y quizás conectaba directamente con su nombre a una menor escala. Entonces es cuando se dio cuenta que unas lágrimas recorrían sus mejillas, cerrando los ojos y quedándose dormida con la ciudad que le había robado el corazón en sus pensamientos. Al despertar intentó pensar en todo lo bueno que se encontraría al llegar, pero nada de lo que le esperaba le emocionaba lo más mínimo, ese tren que estaba a punto de llegar a su destino a lo único que la llevaría sería a su aburrida rutina de antaño. Diez minutos antes de su llegada decidió preparar sus pesadas maletas, sintió que la velocidad del tren disminuía y fue entonces cuando la invadió un extraño nerviosismo mezclado con frío. Por la ventanilla ya podía ver el andén a lo lejos, la llegada fue puntual y bajó con su equipaje torpemente, abriéndose camino entre las personas acertó a distinguir la silueta de sus padres corriendo en su dirección, sus brazos estaban abiertos y en menos de un segundo se fundieron con ella, no había palabras, ni lágrimas, solo calor, durante varios minutos permanecieron así y en ese tiempo supo perfectamente todo lo que le esperaba. Esa sensación de paz , de hogar , de familia , de tranquilidad…..ese abrazo le susurraba cosas buenas como la felicidad en mayúsculas, no podía pedir más, dándose cuenta que lo bueno de un abrazo es que no tiene fin y a partir de ese momento supo donde estaban las verdaderas respuestas….. en los abrazos infinitos.

Guadalupe García