– ¡Buenos días chicos! En la clase de hoy nos centraremos en los años 2020 y 2021.
Empezaremos hablando del gran incendio que sucedió en el Amazonas, este, ya había
empezado en agosto de 2019 pero finalmente lo consiguieron apagar en julio de
2020. Las consecuencias principales de este desastre natural fueron la deforestación
de 9.200 km de tierra y mucha gente y una gran cantidad de animales tuvieron que
abandonar su hábitat natural.
Seguidamente nos centraremos en un suceso el cual marcó el 2020. El Covid-19. Os
estaréis preguntando qué es esto del Covid, se que es un nombre un tanto extraño
pero este fue un virus muy importante que marcó un antes y un después en la
economía y la sociedad mundial. Todo empezó el noviembre de 2019 en China, lugar
donde se dio el primer caso de este virus. Concretamente fué en Wuhan un país al
noreste del continente. Han habido a lo largo de los años muchísimas especulaciones
de cómo contrajo el virus el primer individuo. La que fue más viable y de la que se
habló más fue de la consumición de un murciélago el cual tenía esta enfermedad.
Debido a las pocas medidas de sanidad y de precaución en la venta de alimentos en el
país, este individuo fue propagando el virus hasta llegado el punto que tuvieron que
cerrar las fronteras y confinar a toda la población en sus casas para así poder evitar
una expansión simultánea en otros países. Poco a poco se fue expandiendo el virus
por todo el mundo, y fue arrasando a la mayoría de la población mundial. Este virus
era mortal y afectaba sobretodo a la población más adulta. Los jóvenes y niños tenían
un 1% de posibilidades de morir debido a que la mayoría eran asintomáticos, esto
significa que contraen el virus pero no les afectaba a su organismo. Pero esto
significaba que podían contagiar a la población sin saber que ellos eran portadores
del virus.
Aquí en España el Covid llegó unos meses más tarde y en pocas semanas superaron
en casos a todos los países. Cuando llegó a España los hospitales colapsaron y el
gobierno no supo cómo gestionarlo, entraron en el estado de alarma y cerraron
escuelas y sitios públicos. Los ciudadanos de esa época veían venir una crisis muy
grande y muchos perdieron su empleo debido a que las industrias y empresas
cerraron.
Llegaron a un punto muy fuerte de desesperación, donde ni los ciudadanos ni los
políticos sabían como solucionar este desastre, ningún científico encontraba una
vacuna y la gente no cumplía con las medidas de seguridad para frenar la pandemia.
Debido a todo esto, los altos cargos de los gobiernos de todo el mundo se reunieron
para huir a un palacio y así refugiarse del virus dejando de lado a todos los
ciudadanos, que se estaban muriendo en masa en los hospitales con las UCIS
colapsadas. Huyeron al palacio de las Islas Oreadas en medio de la nada. Se fueron
con todo lo necesario para poder sobrevivir durante una temporada y así no
contagiarse.
Este fue un gran error que cometieron, ya que como comprenderéis el pueblo no se
iba a quedar de brazos cruzados mientras veían que su gobierno, aquellos que les
habían prometido que juntos saldrían de esa catástrofe los estaban abandonando y
dejándolos sin recursos.
El palacio donde estuvieron tenía grandes salas, cada una de ellas destacaba por sus
colores, en cada habitación había un cuadro de algún famoso pintor del siglo de Oro.
Este palacio contaba con más de 800 habitaciones, con baños interiores y cada una
tenía un pequeño balcón, donde aquellos amantes de la lectura y pintura
aprovechaban ese espacio íntimo para dedicarse a lo que les gustaba.
La entrada era de grandes dimensiones, en su interior había mucha luz natural ya
que la puerta era de cristal. El jardín estaba lleno de árboles que florecían en
primavera y en aquella época era cuando los gobernadores salían a comer con
grandes banquetes. Dentro de este hermoso palacio consiguieron tener una vida
lujosa, donde celebraban bailes y fiestas cada noche sin pensar en cómo estaría el
pueblo, tenían comida y reservas con el fin de poder vivir los tres años que duró esta
pandemia.
Mientras tanto, en el pueblo no sabían cómo gestionar la situación y empezaron a
haber saqueos y grandes revoluciones. Fue entonces cuando poco a poco se fueron
formando distintos grupos que defendían que hacer o cómo hacerlo, uno de estos
grupos lo lideraba Simón Illa, que era el ministro de Sanidad, el único que no
abandonó al pueblo. Simón organizó al pueblo consiguiendo que toda la población
volviera a sus cargos anteriores, con el fin de salvar la economía. Por otra parte,
también quería salvar a la población de esta enfermedad. Una gran idea que tuvo fue
reunir a todos los científicos para lograr obtener una vacuna, al cabo de dos años esto
obtuvo resultado. El problema que se les presentó en ese instante fue que no tenían
suficientes vacunas para toda la población. El proceso de vacunación que siguieron
fue el siguiente: primero se la inyectaron a los enfermos y a todas aquellas personas
de riesgo, es decir a la gente mayor y al personal sanitario que tenía contacto directo
con los infectados. Este proceso por desgracia no se pudo realizar a todas las
personas, y por esta misma razón miles de personas murieron. A parte, no era una
vacuna lo suficientemente efectiva, tenía una probabilidad de éxito de un 80% y por
esta misma razón, no todos se salvaron. Era un mundo devastado por el miedo y por
la muerte, miles de familias perdieron a sus seres queridos, en las calles lo único que
se escuchaba era un silencio profundo, un silencio devastador, el mismo silencio que
se presencia en cualquier funeral.
Al enterarse los gobernadores del estado de todas las ciudades del mundo, lo que
decidieron fue volver. Pero se pensaban que les recibirian con simpatía y contentos
de volverlos a ver. Pero no fue el caso, sucedió todo al contrario, al enterarse de su
repentina vuelta, idearon un plan para retenerlos presos y experimentar una vacuna
100% fiable, ya que necesitaban a gente para experimentar y ellos eran los ideales
debido a la traición de meses atrás.
Como era de esperar, en la fase de experimentación, algunos políticos perdieron la
vida como por ejemplo Vladimir Putin, el presidente de la Rusia de esa época. Fueron
dos meses intensos y llenos de expectación esperando poder encontrar un remedio
para esta enfermedad. Los medios de comunicación narraban dia a dia los sucesos y
los avances que conseguían. Todo el mundo estaba pendiente del Laboratorio San
Juan de Dios, que era el encargado de la experimentación.
Finalmente, tras cuatro meses de nervios y de tensión, encontraron la vacuna y por
fin hicieron suficientes dosis como para poder vacunar y salvar a toda la población.
Millones de personas pasaron por todos los hospitales del mundo para vacunarse y
así ser inmunes al virus. El ambiente que se respiraba entonces ya era diferente, la
gente salía a la calle con normalidad, jugaban a la pelota, iban a la playa, salían a las
discotecas y un montón de cosas más. La gente por fin se pudo deshacer de las
mascarillas, y millones de rostros sonreían en todo el mundo.
Y bueno queridos historiadores, hasta aquí lo que fue uno de los años más
catastróficos de la historia y una de las peores crisis mundiales. Recordar entregar los
trabajos para el lunes, que os vaya bien el fin de semana.